Una educación positiva contraria a lo que proclama la educación tradicional, afecta el respeto por la figura del niño. Este respeto tiene como objetivo motivar al menor y así llevarlo al cumplimiento de las distintas normas. La disciplina positiva busca en todo momento que el niño sea autónomo y sepa qué está bien y qué está mal.

Es importante que el menor se sienta respetado y valorado ya que de esta manera sabrás actuar en todo momento. Con este tipo de educación, los niños son mucho más felices en su infancia con todo lo que eso conlleva.

Diferentes ejemplos de disciplina o educación positiva

  • Es importante tener en cuenta al niño a la hora de establecer las distintas reglas que regirán la casa. Este hecho hace que el niño se sienta valorado e importante dentro de la familia, lo que tiene un impacto positivo a la hora de cumplir con diferentes normas o reglamentos. En todos los casos, los límites deben ser impuestos por los propios padres. Por ejemplo, se puede acordar que el niño juegue en la consola después de completar su tarea. El tiempo fijado para ello lo fijarán los padres.
  • Existe un conjunto de reglas de conducta y comportamiento que los padres deben establecer y que el niño debe aceptar sin problema. Este es el caso de las relacionadas con las relaciones con los demás, como no insultar o golpear a otros niños.
  • Es importante sentarse con el niño y explicarle en forma clara y detallada qué está mal y qué está bien. Si no cumple con algún tipo de estándar, Debe evitar regañar y decirle al pequeño el motivo de tal comportamiento. La comunicación es fundamental para que el niño comprenda lo que ha hecho mal y que ese comportamiento no vuelva a suceder.
  • En la educación positiva, todo acto debe tener sus consecuencias. El niño debe darse cuenta de que se ha portado mal y debe encontrar soluciones a ciertos comportamientos o eventos. Por ejemplo, si golpeas a un niño sin motivo, debes estar consciente en todo momento de que su comportamiento no fue el correcto y de que debes asumir ciertas consecuencias.
  • Si el niño hace algo malo, no puede quedar impune por ello. El padre debería sentarse con él y ayudarlo a pensar en el hecho. Pensar y reflexionar es una excelente manera de hacer que su pequeño sepa qué está mal y qué está bien.
Leer más  Cuéntame una historia

Niños y educación virtual

  • Los padres deben ser un ejemplo para sus hijos en todo momento. De nada sirve inculcar en el niño una serie de valores y normas si los padres no los respetan. Si el niño observa cómo sus padres se comportan correctamente, será mucho más fácil para él aceptar las reglas y regulaciones.
  • La educación de los padres debe ser firme y sin vacilaciones. Esto no quiere decir que dicha educación y disciplina se transmita por amor y cariño hacia el pequeño.
  • En la educación positiva, tanto la autonomía como la independencia del menor tienen un peso bastante importante. Gracias a esto, puedes tomar todo tipo de decisiones mucho mejores. El niño debe sentirse escuchado y valorado en todo momento.
  • Uno de los grandes errores de la educación tradicional es criticar al pequeño todo el tiempo. Solo destruirá la autoestima del niño. Los padres deben criticar en ningún momento el comportamiento o conducta del niño para no dañar la autoestima antes mencionada.
  • El pequeño no debe compararse con otros niños. La comparación solo dañará más al niño y puede influir negativamente en su autoestima.