¿Cuánto peso puedes aumentar en el embarazo?

Muchas mujeres tienen miedo a aumentar de forma excesiva su peso durante el embarazo.

Durante un embarazo normal, se debería aumentar de peso una media de aproximadamente 11 kilos.

Se irá cogiendo menos peso durante el primer trimestre, alrededor de 500 gramos por mes, y mayor peso, conforme se vaya acercando la fecha de parto. 

Te distribuimos este incremento de peso:

  • Peso del bebé: unos 3,5 kilos.
  • Placenta y líquido amniótico: 1,5 kilos.
  • Aumento del útero y del tejido mamario: 1 kilo.
  • Volumen de la sangre y retención de líquido en los tejidos: 1 kilo.
  • Acumulación de grasa: unos 4 kilos. 
Controla tu peso durante el embarazo para evitar problemas de sobrepeso
Controla tu peso durante el embarazo para evitar problemas de sobrepeso

¿Cuánto peso puedes aumentar en el embarazo?

Vamos a empezar explicando el concepto de IMC (Índice de Masa Corporal).

El IMC es un indicador que mide la relación entre la estatura del sujeto y su peso físico.

Esta relación se establece para poder determinar si una persona tiene un peso considerado normal, o si se encuentra en el rango de sobrepeso.

Su fórmula consiste en: IMC = Peso ÷ Altura

Posibles resultados e interpretaciones

El valor obtenido tras este cálculo permite incluir al sujeto en uno de estos cuatro grupos:

  • Menos de 19: Bajo peso.
  • 19 a 25: Normal.
  • 25 a 30: Sobrepeso.
  • Mayor a 30: Obesidad.

El valor obtenido permite hacer un diagnóstico del estado nutricional del sujeto.

Igualmente, es imprescindible que se interprete su relación con el riesgo cardio-metabólico, es decir, la probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular, metabólica o ambas.

Índice de Masa Corporal mujeres
IMC mujeres (antes del embarazo)

Una vez entendido el concepto de IMC , ten en cuenta que, por ejemplo, una mujer de 1,75 m de altura podrá ganar incluso el doble de kilos que una de 1,50.

Posibles resultados de tu IMC (Indice de Masa Corporal) y sus riesgos

IMC hasta 19: Peso bajo

Un IMC de menos de 19 antes del embarazo indica peso bajo, por lo que el margen de incremento del peso de la futura madre es mayor que en el resto de casos.

Sin embargo, el aumento de peso siempre debe producirse en condiciones saludables, y bajo el control del ginecólogo que sigue el embarazo.

En este caso, el aumento de peso se sitúa en una horquilla de entre 16 y 18 kilos. 

IMC de 19 a 24,9: Peso normal

Esta es la franja de peso inicial ideal, es decir, la que corresponde al peso estándar.

Nuevamente, el ginecólogo es quien debe supervisar tu aumento de peso durante las visitas de control del embarazo y quien te dará la información oportuna.

En este caso, el aumento de peso se sitúa en una horquilla de entre 11 y 16 kilos. 

IMC de 25 a 29,9: Sobrepeso

Si tu IMC inicial se sitúa en esta franja, debes tener una mayor atención con tu aumento de peso.

El ginecólogo deberá controlar la evolución del incremento de peso y evitar que se dispare, con las consiguientes consecuencias negativas para tu salud y la del bebé.

En este valor de IMC, el aumento de peso total se sitúa en una horquilla de entre 7 y 11 kilos. 

IMC superior a 30: Obesidad

Esta es el resultado de IMC inicial que más se debe controlar.

El ginecólogo será especialmente cuidadoso con este tema y te dará todas las indicaciones en cuanto a la dieta que debes seguir.

En este valor de IMC, el aumento de peso total se sitúa en un máximo de 6 kilos.

Control del aumento de peso durante el embarazo

No todas las mujeres embarazadas pueden aumentar el mismo peso durante el embarazo, puesto que este incremento dependerá del IMC correspondientes antes del embarazo.

Controla tu peso y sigue su evolución con el ginecólogo
Controla tu peso y sigue su evolución con el ginecólogo

En caso de partir de un peso inicial bajo o normal, es admisible un aumento de peso mayor que en el resto de valores, pero siempre respetando los límites establecidos por el médico que controla el embarazo.

Es fundamental que la futura madre siga una alimentación saludable, completa equilibrada y variada, que el ginecólogo determinará.

Si sufres trastornos o déficit nutricional durante la gestación, como por ejemplo diabetes gestacional, carencia de hierro, yodo, zinc, etc., se deberá establece una dieta individual que se debe seguir en todo momento.

Controla tu peso y sigue su evolución con el ginecólogo
  • Hacer dietas restrictivas que puedan limitar los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé.
  • Comer por dos o dejarse llevar por los antojos.
  • El exceso de grasas, dulces, harinas refinadas o precocinados.
  • Beber alcohol o refrescos azucarados.
  • Fumar.

Consejos de alimentación y control de peso durante el embarazo

Consejos de alimentación durante el embarazo
error: Contenido protegido con Copyright