Teoría del apego

Sabes qué es la teoría del apego?

Te explicamos qué es la teoría del apego dentro de la crianza natural.

Muy básicamente, de acuerdo a la misma, los bebés establecen un fuerte vínculo emocional con sus padres.

La crianza con apego afirma que el niño tiene una tendencia a buscar la cercanía a otra persona (generalmente sus padres) y se siente seguro cuando esa persona está presente y es sensible a cubrir sus necesidades tanto físicas como emocionales.

Definición inicial del apego

La teoría del apego fue descrita inicialmente por el psicólogo británico John Bowlby quien definía el apego como una «conexión psicológica duradera entre los seres humanos».

De esta forma, describe el apego como un vínculo emocional profundo y perdurable que conecta una persona a otra a través del tiempo y el espacio.

Bowlby estaba interesado en la comprensión de la ansiedad por separación y la tristeza que los niños experimentan cuando están separados de sus padres.

Las primeras teorías del comportamiento indicaban que la unión entre personas se debía principalmente a un comportamiento aprendido.y reducían el mismo a la necesidad de cubrir las necesidades básicas del niño y por parte del cuidador.

Es decir, que el niño se apega a sus padres o cuidadores porque le alimenta y cuida.

Sin embargo, para Bowlby, el apego es el resultado de los procesos evolutivos y propone que los niños nacen con una tendencia innata a establecer vínculos con los cuidadores.

A lo largo de la historia, los niños que mantienen la proximidad a una figura de apego reciben mayores cuidados, comodidad y protección.

Como consecuencia de lo anterior, tienen más probabilidades de sobrevivir hasta la edad adulta.

Por tanto, como ya hemos comentado, el apego entre padres e hijos es una conclusión derivado del proceso de la selección natural.

La Teoría del Apego se basa en que los cuidadores primarios que están disponibles y que responden a las necesidades de un bebé, lo que permite al niño desarrollar un sentido de seguridad.

El niño sabe que el cuidador es fiable, lo que crea una base segura para el niño para luego explorar el mundo.

Fases del apego

Según Bowlby, el establecimiento del vínculo afectivo consta de cuatro fases de evolución.

1. Fase Pre-apego

Esta fase comprende el periodo desde el nacimiento del bebe, hasta las 6 semanas.

Los niños no tienen ningún apego particular a un cuidador específico. El niño acepta a cualquier ser humano que le proporcione comodidad y cuidados.

Tiene reflejos determinados genéticamente que tienen un gran valor para la supervivencia ( sonrisa, llanto, etc.) ya que atraen la atención y estimulan la proximidad de los cuidadores.

Responde a estímulos de los demás y en muchas ocasiones tratan de provocar el contacto físico.

2. Fase de formación del apego

A partir de alrededor las 6 semanas y hasta los 8 meses, los bebés comienzan a mostrar preferencias por los cuidadores primarios y secundarios.

Durante esta fase, los bebés desarrollan un fuerte sentimiento de confianza.

El niño dirige su conducta y responde a su madre de una manera más clara. Mientras que todavía aceptan el cuidado de otras personas, distinguen mucho mejor entre las que les son conocidas y las desconocidas.

3. Fase de apego propiamente dicho

En este punto, entre los 8 a los 18-24 meses de edad, los bebés muestran un fuerte apego y la preferencia por un individuo específico.

Protestan cuando se les separa de la figura de apego primario (ansiedad de separación), y comienzan a mostrar ansiedad con los extraños (ansiedad ante los extraños).

4. Formación de relaciones recíprocas

Después de aproximadamente los 24 meses de edad, los niños empiezan a formar fuertes lazos emocionales con otros cuidadores más allá de la figura de apego primaria.

Esto incluye al padre, los hermanos mayores y los abuelos.

Aunque este proceso puede parecer sencillo, hay una serie de factores que pueden influir en cómo y cuándo vínculos se desarrollan.

En primer lugar, si los niños que no tienen una figura de atención primaria, como sucede en los orfanatos, pueden no desarrollar el sentido de la confianza necesaria para formar un apego seguro.

En segundo lugar, la prestación de cuidados de calidad es un factor vital. Cuando los cuidadores responden de forma rápida y consistentemente, los niños aprenden que pueden depender de las personas que son responsables de su cuidado, que es la base fundamental para la unión.

madre-bebe-teoria-apego

¿Por qué es importante?

Los niños que no forman relaciones seguras tempranas, pueden desarrollar un comportamiento negativo en la infancia tardía y durante toda la vida.

Sin embargo, aquellos que están unidos de forma segura en la infancia, tienden a tener una buena autoestima y autosuficiencia.

Estos niños también tienden a ser más independientes, tienen un mejor desempeño en el colegio, tienen relaciones sociales más exitosas, y experimentan menos depresión y la ansiedad.

Como adultos, tienden a tener relaciones sanas, felices y duraderas.

error: Contenido protegido con Copyright