Ejercicios de Estimulación Temprana para tu Bebé

¿Estimulación temprana ?¿Sabes en qué consiste?

La estimulación temprana engloba un conjunto de ejercicios y actividades que ayudan y fomentan el desarrollo psicomotor de tu bebé, así como su desarrollo cognitivo.

A continuación te detallamos los distintos ejercicios de estimulación temprana para bebés, desde su nacimiento hasta los 12 meses.

Como podrás ver, los ejercicios que vamos planteándote, se van adaptando a las distintas capacidades y habilidades del niño, considerando su etapa evolutiva.

Vamos a conocer algunos de estos ejercicios, organizados por etapas y meses.

bebe de 4 meses feliz

Estimulación temprana: primeras nociones

La estimulación temprana (también conocida como atención temprana) consiste en un conjunto de ejercicios y actividades con lo que los bebés y los niños se divierten y a su vez, se potencia su desarrollo cognitivo y psicomotor.

Estos ejercicios, además, facilitan aprendizajes futuros.

La estimulación o atención temprana se puede iniciar a realizar desde el mismo nacimiento y hasta los 6-7 años, ya que es durante este período, cuando se va desarrollando la estructura del pensamiento y la personalidad de los niños.

Este tipo de estimulación permite aprovechar todas las capacidades mentales y físicas del bebé.

Como puedes comprobar, es muy importante llevar a cabo actividades adecuadas con objetivos concretos que faciliten su desarrollo óptimo. Además facilitará y consolidará el vínculo del bebé con la madre y el padre.

Ejercicios de estimulación temprana para bebés

Al nacer, las necesidades básicas de los bebés son, además de comer, beber y dormir, tener contacto físico con sus cuidadores.

Los bebés reciben los primeros estímulos a partir de sus figuras de referencia (madres y padres). Es importante que desde que nacen, estimules sus sentidos a través del juego, del habla y de diferentes ejercicios que podemos hacer con ellos.

Es recomendable que se realicen los ejercicios en una hora del día en que el bebé esté receptivo y tranquilo, y que se respeten sus horas de sueño y alimentación.

Las primeras sesiones estimulación temprana serán de cinco minutos y progresivamente ir aumentando el tiempo, aunque no deben durar más de 10 minutos.

Ejercicios de atención temprana para bebés de 0 a 3 meses.

En las primeras etapas (ejercicios de 0 a 6 meses), las distintas actividades planteadas ayudarán a que los bebés ganen flexibilidad, fortalezcan su tono muscular y se preparen para explorar el entorno.

Los ejercicios deberán ser suaves, e irán enfocados a ayudarles a ganar movilidad, a descubrir sensaciones nuevas y se familiaricen con sus primeros estímulos. Recuerda que estos ejercicios deben realizarse con mucho cariño y suavidad:

  • Coger sus manos y pies y jugar con sus dedos.
  • Realizar masajes en manos y pies.
  • Tumbado boca arriba, sujeta sus pies y suavemente lleva las rodillas hacia el pecho.
  • Tumbado boca arriba, puedes coger sus manos y realizar movimientos circulares con sus brazos.
  • Tumbado boca arriba, enséñale un juguete de colores vivos a una distancia aproximada de 30 cm y muévelo de un lado al otro para que lo siga con la cabeza.
  • También tumbado boca arriba, puedes llevar cada mano hacia el hombro contrario.

Ejercicios de estimulación temprana para bebés de 3 a 6 meses.

A medida que los niños van creciendo, van adquiriendo habilidades motrices nuevas y se van desarrollando sus músculos poco a poco.

A medida que se desarrolla tu bebé, irás cambiando los ejercicios hacia otros más complejos.

En esta fase ya puedes empezar a realizar ejercicios con el bebé boca abajo, de tal forma que vaya ganando fuerza en la musculatura del cuello.

De igual forma que te comentábamos en los ejercicios anteriores, realiza los ejercicios lenta y suavemente, respetando siempre su disposición a realizarlos.

  • Tumbado boca arriba, realiza movimientos de bicicleta con sus piernas.
  • Coge sus manos y jugad a dar palmadas.
  • Tumbado boca arriba, dóblale una pierna mientras extiendes la otra y ayúdale girar hacia el lado de la pierna extendida. Repite con la otra pierna.
  • Tumbado boca arriba, cógelo de los brazos e incorpóralo lentamente hasta la posición de sentado.
  • Tumbado boca abajo, coloca algunos juguetes delante para que trate de alcanzarlos.

Ejercicios de atención temprana para bebés de 7 a 10 meses.

  • Gatea junto al bebé, (hacia adelante, hacia atrás, dando vueltas), fomentándolo a seguirte.
  • Coloca varios objetos en fila y vete pidiéndoselos uno a uno. Guía la mano hacia el juguete y una vez que lo haya dado, quítale el objeto suavemente y elógialo.
  • Enséñale a llamar a alguien, ejemplo, “llama a papá”, cuando lo haga, celébralo.
  • Realiza diferentes dibujos (por ejemplo, de animales o de vehículos), haz el sonido que corresponda para cada uno, y anímale para que lo repita también.
  • Deja que el niño, toque con sus manos la comida. Haz que se lleve los alimentos a la boca, para que relacione la textura con el sabor.

Ejercicios de atención temprana para bebés de 11 y 12 meses.

En los meses 11 y 12 de tu bebé, puedes realizar los siguientes ejercicios de estimulación temprana.

  • Divertiros frente al espejo le enseñará a distinguir una imagen de la realidad. Haz que se mire en el espejo, pronto empezará a reírse y tocar su retrato.
  • Coloca sus manos sobre un un juguete con altavoz o una radio, para que perciba las vibraciones de la música.
  • Estimula las actividades con un mismo juguete.
  • Déjale que te acompañe cuando realices actividades diarias, como por ejemplo cuando limpies, puedes darle un trapo.
  • Enséñale al niño a alisar la arena en un cubo aplanándola y dándole palmadas.

Los 7 beneficios de la estimulación temprana

  1. Desarrolla y potencia las funciones cerebrales de los bebés en todos sus aspectos: intelectual, físico y afectivo.
  2.  Fomenta el desarrollo de su condiciones fisiológicas, educativas, sociales y recreativas.
  3.  Estimula el proceso de maduración y de aprendizaje
  4. Estimula el desarrollo psicomotor del bebé.
  5.  Promueve la curiosidad y la capacidad de observación para conocer e interpretar el entorno.
  6.  Favorece el apego y los lazos afectivos entre los padres y el bebé.
  7. Permite la detección temprana de posibles trastornos de aprendizaje.
error: Contenido protegido con Copyright