Convivencia entre bebés y gatos

La convivencia entre bebés y gatos es muy posible, sin embargo, una vez que llega la noticia del embarazo, vas a comenzar a consultar sobre la relación existente entre felinos y bebés.

Es normal tener dudas y miedos sobre los posibles comportamientos que puedan tener los gatos cuando llegue a casa el bebé.

Debes tener en cuenta que cada animal es muy diferente y tendrán distintos comportamientos ante esta nueva situación.

A pesar de que los gatos son animales muy poco dados a cambios en su entorno, te vamos a dar algunos consejos y recomendaciones para que la transición se haga más sencilla.

Sigue leyendo y descubre la convivencia entre gatos y el bebés así como distintos consejos para que se lleven bien.

Consideraciones previas a la llegada del bebé a casa

La actitud de cada animal ante la llegada de un bebé es distinta. gatos y bebes pueden tener una convivencia tranquila
La actitud de cada animal ante la llegada de un bebé es distinta.

Para favorecer la convivencia entre gatos y el bebés debes tener en cuenta que los felinos ven a los recién nacidos como un elemento extraño.

Eso es debido a que los bebés emiten ruidos extraños y estridentes , tienen un olor distinto, y tienen una conducta imprevisible.

Cuando el recién nacido llega a casa, se modifica cualquier rutina que tuviera el gato. La adaptación para el bebé será más sencilla, sin embargo, para el gato va a resultar complicada porque no es un animal muy dado a cambios.

Debes considerar básicos los primeros momentos de convivencia entre ellos y, por supuesto, controlar y acompañar de cerca cuando estén próximos.

Normalmente si al gato no le gusta estar cerca del bebé, tratará de evitarlo, pero el recién llegado tendrá curiosidad y buscará su contacto.

¿Cómo evitar que el gato esté celoso del bebé?

Es imprescindible prestar atención a tu gato:

  • Mejora su enriquecimiento ambiental con nuevos juguetes.
  • Es importante también pasar tiempo con él.
  • Estimúlalo física y mentalmente.

No se van a poder evitar los cambios (tan incómodos e indeseables para los gatos), pero sí puedes hacer que asocie la llegada del bebé con experiencias positivas.

la llegada del bebé recién nacido a una casa con gatos debe ser paulatina
La llegada del bebé recién nacido a una casa con gatos debe ser paulatina

¿Cómo presentar un bebé a un gato?

Ya te hemos explicado antes que los primeros acercamientos son fundamentales.

Un primer consejo para afrontar estos primeros momentos tras el nacimiento del bebé, es ofrecer al gato alguna manta o ropa que haya utilizado el bebé y de esta forma, el gato empiece a familiarizarse con el nuevo olor.

Para que el gato asocie el nuevo olor con estímulos positivos, es importante que le des mucho cariño incluso golosinas o premios.

La llegada el bebé a casa:

  • El gato se acercará con curiosidad y en estado de alerta al recién nacido. En ese momento deber ser muy cauteloso y actuar con calma, acariciando al gato y hablando con mucha suavidad.
  • Si el gato trata de tocar al bebé tienes dos opciones: si te fías de tu gato, permíteselo, que vea que no hay riesgo, pero sino tienes total confianza, apártalo suavemente, sin asustarlo en ningún momento.
  • Puede que el gato se asuste del bebé: en este caso no debes forzar la situación dejando que se acerque cuando lo considere (¡que lo hará!)
  • En cualquier caso, no dejes que el primer contacto dure mucho, distrae al gato con otras cosas.

¿Cómo acostumbrar un gato a un bebé?

bebes y gatos en convivencia, acostumbra al gato

Si sigues los anteriores consejos conseguirás que la relación entre bebé y gato sea completamente segura y vaya aumentando la complicidad poco a poco.

Debes ser paciente y tomar los cuidados necesarios entre gatos y bebés para evitar los riesgos que puede conllevar una mala convivencia:

  1. Supervisa y controla al bebé cuando el gato ande cerca. Cuando el bebé duerma es conveniente que limites el acceso del gato a la cuna del bebé.
  2. Comprueba desde el inicio si el bebé sufre algún tipo de reacción alérgica en su piel. Acude al médico en su caso.
  3. El gato tiene que acostumbrarse tanto al olor como al sonido del bebé.
  4. Corta las uñas del gato periódicamente para reducir el riesgo de arañazos.
  5. Como tú, nadie conoce a tu gato, atiende su expresión corporal. Cuando solicite atención, dásela en la medida de lo posible, y si se muestra nervioso, mejor dejarlo tranquilo y alejar al bebé de su entorno.
  6. Trata de no mostrar miedo por lo que pueda pasar cuando el gato se acerque al bebé, ya que de esta forma, el gato se sentirá más seguro y tranquilo, acercándose al bebé a su ritmo.
  7. Cada gato es un mundo diferente, teniendo en cuenta el carácter y personalidad que ya conoces, podrás prever ciertos comportamientos respecto al bebé.
  8. Siempre debes cuidar la higiene del hogar, tratando de tenerlo todo lo más limpio posible en todo momento.

Siguiendo estos consejos, vas a ver como la convivencia entre el gato y el bebé os van a regalar momentos muy divertidos, simpáticos y emotivos.

Por último, recuerda que muchos estudios concluyen que los niños que crecen junto a una mascota, tienen menores probabilidades de padecer enfermedades con el paso de los años.

Bebés y gatos os van a regalar momentos muy simpáticos y emotivos en la convivencia
Bebés y gatos os van a regalar momentos muy divertidos, simpáticos y emotivos

Problemas entre bebés y gatos

Aunque en la mayoría de ocasiones la convivencia entre gatos y bebés suele ser positiva, es imprescindible tener ciertas precauciones con respecto a la salud y a la aparición de problemas de comportamiento en el gato.

Enfermedades transmisibles entre bebés y gatos

Existen ciertas patologías que pueden padecer los gatos que son enfermedades zoonóticas, es decir, que se pueden transmitir a las personas.

Por ello, te aconsejamos visitar a tu veterinario cada 6 o 12 meses, seguir de forma adecuada el calendario de vacunación del gato y la desparasitación interna y externa, para minimizar los riesgos, aunque tus gatos no salgan de casa.

Problemas de conducta, ¿el gato bufa al bebé?

En ciertos casos el gato puede llegar a bufar, erizarse o incluso esconderse cuando ve al bebé.

Es un comportamiento habitual y suele estar relacionado con el miedo.

Es importante que seas pacientes e ignores este comportamiento, ya que si fuerzas al gato a acercase contra su voluntad, el gato asocia al bebé con una mala experiencia.

En estos casos lo más conveniente es tener paciencia y en caso de que no mejore la convivencia, acude a un especialista en comportamiento felino.

dibea Árbol rascador para Gatos, 112 cm (Gris Claro)
  • Placa de suelo: 40 x 40 cm, altura: 112 cm
  • Medidas acumulación: 67 x 55 x 112 cm, incl.
  • Sisal stick aproximadamente 8 cm de diámetro
  • 3 plateaus, 1 cueva, 2 juego de bolas
  • Especialmente suave

Vídeo del amor entre gatos y bebés

error: Contenido protegido con Copyright