Apego

Las experiencias que tienes durante tus primeras etapas de la vida, especialmente las que compartes con tus padres u otros cuidadores, condicionan tu personalidad, forma de ser y relacionarte en la etapa adulta.

Los bebés llegan al mundo con la más absoluta vulnerabilidad, ya que necesitan varios meses para llegar a conseguir una mínima autonomía. Es decir, dependen de otros para sobrevivir.

Esta etapa es fundamental para crear la forma de relacionarse con el entorno cercano, creando por tanto un vínculo de apego.

Las figuras de apego deben garantizar los recursos necesarios y esenciales para vivir, y serán la primera fuente de cariño sobre la que los bebés depositarán sus expectativas y anhelos.

Como ves, el apego contribuye de manera decisiva a construir los fundamentos básicos del sentido privado de seguridad.

error: Contenido protegido con Copyright